Drapeau France                     Drapeau espagne                    Drapeau UK                  drapeau américain          drapeau AR
Home white on blue 32x32 MAPA DEL SITIO DR. GEORGES DEBLED TV-VIDEOS LIBROS
 SOLUCIONES AL ENVEJECIMIENTO DE LA MUJER
 

 

Enfermedad de Alzheimer

 Los prejuicios

A pesar de un mayor conocimiento de la enfermedad de Alzheimer, numerosos prejuicios circulan aún sobre esta patología neurodegenerativa.

La enfermedad de Alzheimer es una consecuencia natural de la vejez. Falso.
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa bien específica e incurable (?).

 Las distintas fases de la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer pasa por distintas fases, que en ocho a doce años conseguirán la muerte del paciente. Se describen clásicamente cuatro fases: la fase ligera, la fase moderada, la fase severa y la fase terminal.

Las distintas formas de la enfermedad de Alzheimer

La forma más extendida es la forma esporádica o no hereditaria. Se refiere a un 99% de los casos. Otra, muy rara, es la forma familiar o hereditaria.

Las modificaciones patológicas en el cerebro

Existe defectos en las ramificaciones nerviosas y depósitos de una sustancia amiloidea.

Cerca de Ámsterdam, Dirck Swaab, del Instituto Neerlandés de investigación sobre el cerebro, demostró la influencia favorable de la testosterona sobre los cerebros de ratas. La observación al microscopio demuestra que las células nerviosas se ramifican bien en la rata joven. Estas ramificaciones desaparecen en la vieja rata pero reaparecen bajo la influencia de la testosterona administrada en forma de implantes. El fenómeno es muy probablemente el mismo en el hombre.

Se considera que un 6% de la gente mayor de 65 años se alcanzan de una demencia de gravedad variable, causada por la alteración de las ramificaciones nerviosas y por la aparición de placas degenerativas en las estructuras cerebrales. ¿Sin contar el impacto fundamental de la testosterona con el mantenimiento del calibre de las arterias cerebrales, se puede descuidar el efecto regenerador de las hormonas masculinas sobre las ramificaciones de las células nerviosas del cerebro?

Testosterona :

  • permite el crecimiento y la ramificación de las fibras nerviosas

  • impide las arterias cerebrales esclerosarse

  • impide la producción de proteína amiloidea (véase abajo) y por lo tanto su depósito en el cerebro  (4-5). Cargar pdf.

La producción de testosterona disminuye con la edad en el hombre y en la mujer

  • La prevención de la enfermedad de Alzheimer debe por lo tanto comenzar en cuanto se detecte la disminución de producción de testosterona

  • incluso si existe otros factores responsables de la enfermedad de Alzheimer

  • una serie de consecuencias patológicas podrían resultar de un decaimiento bioquímicos en cascada a partir de una causa simple: la disminución o el paro de la secreción de andrógenos en el hombre como en la mujer.

Un estudio detallado de la cadena de producción de los andrógenos es indispensable en los pacientes (hombres o mujeres) que presentan una enfermedad de Alzheimer. La detección de déficit bioquímica y sus correcciones terapéuticas deberían ser determinantes especialmente al principio de la enfermedad. El tratamiento de los déficit en los andrógenos está sin peligro.

  Los recientes determinantes descubrimientos científicos

1999-2000 (1)

Las células nerviosas en cultura tratadas por la testosterona secretan menos proteínas precursoras amiloideas.

Conclusión de este estudio: los andrógenos podrían ser una protección contra el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer (1)

2001 (2)

 Un equipo de investigadores de la  "University of Western Australia” en Perth,  publicó la primera descripción clínica del aumento en la sangre de la tasa de proteína β-amiloidea en 2001 (2) demostrando que:

La castración química causa el hundimiento de la tasa plasmática de testosterona y oestriol en el hombre en paralelo a la subida de la proteína-amiloidea beta

Chemical Andropause and Amyloid- β-Peptide
(JAMA. 2001;285:2195-2196)

Andropause, Alzheimer et peptide amyloïde B

Figure. Plasma Concentrations of Amyloid-beta Peptide (Abeta), Testosterone, and 17beta-Estradiol From 6 Men With Adenocarcinoma of the Prostate. Plasma concentrations were determined serially on samples drawn 1 week prior to initiating treatment with flutamide and leuprorelin acetate and on weeks 4, 12, and 24.

Conclusión de este estudio: la sustitución hormonal puede prevenir o retrasar la enfermedad de Alzheimer en el hombre con enfermedad andropausia

2004 (3)

 En 2004 los investigadores de la ” University of Southern California” estudiaron el contenido en testosterona del cerebro en hombres difuntos. Se estudió a dos grupos.

El primer grupo no presentaba anomalía neuropatológica (grupo control).

El segundo grupo presentaba o una enfermedad de Alzheimer o los desordenes neuropatológicos moderados.

Conclusión de este estudio: el tejido cerebral de los enfermos afectados por enfermedad de Alzheimer contiene significativamente menos testosterona que el tejido cerebral de los hombres que no presentan anomalía neurofisiológica. (3).

2006 (4)

 Los investigadores  del Department of Neurology, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Ángeles, los EE.UU. hicieron un estudio clínico durante dos años en doble ciego sobre 16 hombres que presentan una enfermedad de Alzheimer comparados a 22 hombres sin problemas neurológicos, todos tratados por la testosterona.

Conclusión de este estudio: la calidad de vida de los hombres que presentan una enfermedad de Alzheimer tratados por la testosterona se mejoró en general. La testosterona tuvo uno de efecto mínimo sobre la cognición (4).

2008 (5)

Emily R. Rosario y Christian J. Pike del Davis School of Gerontology, University of Southern California, Los Ángeles, CA 90089 EE.UU publican un estudio de publicaciones científicas consagradas a la enfermedad de Alzheimer. Cargar pdf. (5)

Conclusión de este estudio:

  • La enfermedad de Alzheimer demuestra una acumulación anormal de proteína β amiloidea en el cerebro.

  • Dados recientes sugieren la acción reguladora de los andrógenos sobre la proteína β amiloidea y sobre el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

  • La terapia por los andrógenos puede considerarse para prevenir y tratar la enfermedad de Alzheimer.

2011 (6)

 Un artículo del American Academy of Family Physicians destaca las contradicciones del tratamiento de la enfermedad de Alzheimer por la testosterona (6)

CONCLUSIONES GENERALES

  • Los estudios clínicos realizados hasta ahora son notables. Ponen de relieve el impacto importante de la testosterona en la enfermedad de Alzheimer (1-2-3-4-5).

  • Hay sin embargo recientes publicaciones de eminentes investigadores que ponen en duda la eficacia de los andrógenos en la enfermedad de Alzheimer (6-7).

  • ¿Cómo solucionar estas contradicciones aparentes?

  • La función de la testosterona y de os andrógenos para tratar y prevenir la enfermedad de Alzheimer requeriría un enfoque más detallado.

  • Nos parece útil de llamar la atención sobre el hecho de que los estudios clínicos a menudo están basados en el estudio de   la tasa  de testosterona en la sangre, lo que no permite tener una idea precisa del metabolismo de los andrógenos. Los estudios futuros deberían tenerse en cuenta la evaluación de la producción diaria de los andrógenos.

  •  Una tasa de testosterona en la sangre de 1500 ng/100 ml puede corresponder a una patología. En cambio una tasa de 350ng/100 ml puede corresponder a un metabolismo no patológico que no requiere sustitución hormonal.

  • Los estudios clínicos se hacen a menudo en doble ciego lo que permite tener una idea general de los resultados en que eliminan los factores subjetivos. Son muy útiles para orientar la investigación.

  • Querríamos llamar la atención sobre la singularidad hormonal de cada persona portadora de la enfermedad de Alzheimer. Para entender esta singularidad hormonal convendría hacer un estudio detallado del metabolismo de los andrógenos en cada enfermo.

  • El estudio singular de los andrógenos en cada persona que presenta una enfermedad de Alzheimer permite prescribir un tratamiento preciso (la testosterona no es el único andrógeno disponible) y bien proporcionado.

  •  La administración de una dosis normal de testosterona  a menudo se propone para tratar a cada enfermo. La singularidad de los resultados biológicos para cada enfermo implica un tratamiento singular por los andrógenos o una posible contraindicación singular a este tratamiento. A falta, una dosis única y normal de testosterona puede conseguir efectos indeseables (7)

  •  Los desengaños (6) y efectos indeseables (7) causados por la testosterona podrían ser evitados por un mejor conocimiento de la terapia por los andrógenos. Prever una dosis normal de testosterona para cada enfermo no es razonable (la diabetes o la insuficiencia tiroidea no son tratadas por una dosis normal de insulina o una dosis normal de tiroxina).

  • Para solucionar las contradicciones aparentes del tratamiento por la testosterona, los estudios clínicos y los tratamientos futuros deberían estar basados en el análisis detallado del metabolismo de los andrógenos  en las personas que presentan una enfermedad de Alzheimer. Permitirán probablemente comprender mejor el tratamiento y la prevención hormonal de esta enfermedad

  • La regularización del metabolismo de los andrógenos debería hacerse a partir de la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer y, más hacia atrás, a partir de la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad andropausia o de la enfermedad menopausia.

Bibliografía

1.Gunnar K. Gouras, Huaxi Xu, Rachel S. Gross, Jeffrey P. Greenfield, Bing Hai, Rong Wang, and Paul Greengard. Testosterone reduces neuronal secretion of Alzheimer's β-amyloid peptides. Proc Natl Acad Sci U S A. 2000 February 1; 97(3): 1202–1205.

2. Gandy S, Almeida OP, Fonte J, Lim D, Waterrus A, Spry N, Flicker L, Martins RN. Chemical andropause and amyloid-beta peptide. JAMA. 2001 May 2;285(17):2195-6.

3. EMILY R. ROSARIO, MS.Lilly Chang, MD. Frank Z. Stanczyk, Phd. CHRISTIAN J. PIKE, P. Age-Related Testosterone Depletion and the Development of Alzheimer Disease    JAMA. 2004;292(12):1431-1432.  Download pdf.

4. Lu PH, Masterman DA, Mulnard R, et al. Effects of testosterone on cognition and mood in male patients with mild Alzheimer disease and healthy elderly men. Arch Neurol. 2006;63(2):177-185.

5. Emily R. Rosario and Christian J. Pike.Brain Research Reviews 57, Issue 2, 14 March 2008, Pages 44-453  Download pdf.

6. BRADFORD T. WINSLOW, MD, MARY K. ONYSKO, PharmD, CHRISTIAN M. STOB, DO,KATHLEEN A. HAZLEWOOD. Treatment of Alzheimer Disease. Am Fam Physician. 2011 Jun 15;83(12):1403-1412.

 7. Basaria S, Coviello AD, Travison TG, et al. Adverse events associated with testosterone administration. N Engl J Med. 2010;363(2):109-122